viernes, junio 26, 2009

ALGARROBO

Hoy, martes 15 de octubre de 2005, a poco mas de tres días en que en el interior de mi Pcia de Formosa, se abriera otra canilla en el oeste formoseño, para abastecer de agua succionada a casi 500 mts de profundidad, con la algarabía de todos los pobladores de la zona, la presencia de nuestro barbado dueño del "sillón" de Fontana, (descubridor de Formosa), el Gobernador de la Pcia, la sonrisa de la labor cumplida, de quienes han hecho posible dicho trabajo, y no quiero dejar pasar ni dejar de pensar en lo que se hubiera conseguido, si 20 años atrás, al comienzo del camino de la democracia, de esta misma manera, pero, también con la presencia de nuestros pobladores, los hubiéramos inducidos a que el monte es sagrado, como bien dijera en al pizarrón mi primer Maestro en la escuela primaria allá por el 55. Años duros también...!
"SI EL ARADO NO ANDA... NO COMEMOS...!"
Hoy diría, sabias palabras... Don Sirena!, nada mas que cuando Ud., nos hacia escribir en el cuaderno, no sabíamos porque nos las hacia escribir. Hoy, sí... se...!
Lo que he volcado aquí, no tiene nada que ver con el agua a la que me referí al comienzo, sí tiene que ver con la falta de humildad del hombre, quien fue creado a imagen y semejanza, pero sin sabiduría. Y como digo en un párrafo en la nota del autor.
“No comerás de este árbol, árbol de la sabiduría, de la ciencia del bien y del mal…”,
Pero... fue mas fuerte que nuestro intelecto... no solamente no tenemos sabiduría, sino que la ciencia la aplicamos mal...
ALGARROBO
Frondoso, duro y humilde, pero altivo, describe al señor del monte norteño.
El desacompasado toc… toc...toc, que quiebra la quietud silente del monte, indica que no es un pájaro carpintero, ahuecando su tronco…Indica que es el hachero, que esta marcando el fin de un milenario miembro del monte. El Algarrobo.De corteza dura, con la que el aborigen hace ungüentos para sus males, por ser resinosa y a la vez, contener la sabia de la vida del monte, bañada durante miles de años por el húmedo y continuo roció existente en ese ambiente, en donde el sol, solamente ingresa a pedacitos, formando un enrejado de laminas doradas entre su follaje, y dejando que éste, caliente lo necesario la hojarasca en la que se encuentra su tierra y asentado.Sus ramas, elevadas hacia lo alto, como pidiendo clemencia al Gran Hacedor, albergan entre sus horquetas a zorzales, gorriones, calandrias, tordos y un hornero[1], aun sin terminar su obra, cual si estuviera avisando que no es eterno el lugar elegido para su nido. (Recuerdo los versos de D. Leopoldo Lugones, en … El Nido Ausente…)Una semidormida yarará[2], desenroscaba su aletargado cuerpo en busca de refugio a la caída del gigante montaraz.Bajo ese enjambre de finísimas hojas, cual “ñandutí”[3] tejido por años al amparo del tiempo, dando sus últimos frutos, vainas que fueron usadas por los “wichi”, “tobas”, “guaraníes” y “matacos[4]”, etnias todas que hoy tiene la misma suerte que el árbol, aborígenes hacendosos, quienes elaboraron la “chicha”[5], para su propio néctar, hoy están diciendo, viéndolo caer, que no están derrotados.Aun así, sintiendo temblar en cada toc… sus entrañas, se siente altivo, no esta aun caído, y, si en suerte le toca ser parte del montón de rollizos que irán a un aserradero, sabe que será para convertirse en mueble de noble madera, y admirado, al servicio del hombre.El costo de esta madera, no tiene precio, no por lo que valga como madera, sino que no tiene costo porque no se ha hecho aun, el último féretro.El lúgubre silencio del monte, se llena de ruidos al chocar su follaje contra el suelo que lo amamantara, y, en un lastimero crepitar de ramas, rompiéndose en intrincadas formas, para dar vida a otros…Ese canto lastimero, se convierte en grito…, fuerte…!, como queriéndolo silenciar en el “zapucai”[6] del hachero, quien subido a su tronco, con los pies descalzos, para sentir los últimos latidos de ese gigante y alzando el hacha al cielo, cual desafió confeso del mal beneficioso que ha hecho, como pidiendo perdón a la madre naturaleza, porque ha concluido con la misión que recién comienza. Dar muerte a la madera para que otros vivan…NOTA DEL AUTOR:Fue hecho este poema al “Algarrobo”, en octubre de 2005, fecha en que se ha encontrado agua en el oeste formoseño a mas de 500 mts., de profundidad, pero no se ha plantado un solo "plantín" de este tipo y otros del mismo género, como ser “Quebracho”, “Urunday”, “Lapacho”, “Palo Santo”, “Itín”[7] (“espina corona”)…!, y otros árboles que han colmatado ríos en inundaciones, han dado vida, al hoy desertizado oeste formoseño, y han peleado cuerpo a cuerpo al fuerte viento norte, señor y amo de la llanura norteña argentina. Desde el primero que se ha volteado. La inequidad manifiesta en que vive el hombre, hoy a él mismo lo golpea. Falta de sombras, altas temperaturas, montes secos, yermos, bajos y pelados, desiertos, campos sin lluvias, magras cosechas, cambios meteorológicos inexplicables, y hoy, habla de que somos los dueños de la tecnología, porque con la ayuda de una bomba, extrae agua del fondo de la tierra, sin darse cuenta que tendría que haber cuidado a la que esta arriba. Chips[8], que el día de mañana, nos dará de comer, como el algarrobo sus vainas, y remedio de su cáscara…“No comerás de este árbol, árbol de la sabiduría, de la ciencia del bien y del mal…”,pero… fue mas fuerte que nosotros… queremos el fruto, la ciencia, la sabiduría, el bien, sin darnos cuenta que nos hacemos mal a nosotros mismos…

[1] nombre de aves que colmaban el denso enramado del monte…
[2] Ofidio muy venenoso, que albergaba el monte norteño.
[3] “Ñanduty” Tejido de los guaraníes, que hacían con hilos de algodón, vegetales etc…
[4] Aborígenes de esta tierra los que ya están en extinción…
[5] Bebida espirituosa que se hace con el fruto de este árbol
[6] “Sapucai” grito que el hachero pega cuando el árbol cae...
[7] Nombre de especies de árboles, ya también en extinción por la ambición y mano del hombre
[8] Microcircuito de tecnología que sirve para aplicar a diferentes industrias… menos para comerlo

No hay comentarios.: