lunes, febrero 20, 2006

IDEARIO - SALEM (el osito blanco "bonsai"



NUESTRA PEQUEÑA AMIGA "SALEM"

Llegaste un día de abril, cuando empezaba el frío invierno a empujar al otoño y su fresco aire, a entrar a la casa, así llegaste, en una cajita que parecía una casita, de entrada ya habías demostrado que tu libertad te pertenecía, en el viaje de regreso a casa, te habías escapado y estabas acurrucada en un rincón del auto que nos trajo.
Ni siguiera trajiste tu manual de instrucciones, nunca supimos si estabas conforme o no, nunca supimos si querías o no estar con nosotros, de todas maneras, hemos tratado de que te sientas cómoda, te dimos un lugar en nuestra diaria tarea, comenzaste a ser parte nuestra. Pese a que había veces en que te hacías entender cuando no te gustaba algo, un fuerte mordisco y asunto terminado.
Que la comida para Salem!, porque ese era tu nombre entre nosotros, tu quizás nunca lo supiste, limpiar tu lugar, ponerte agua, lo mas tierno que se pudiera conseguir, era para vos, compartiste hasta los lugares que no debías, lugares en donde esta vedada la entrada a cualquier otro animalito, tu eras la reina, nos teníamos que turnar en el tiempo, para que vos disfrutes de un paseo por la gramilla de la vereda, cuando estabas afuera, eras la reina del lugar, la curiosidad de los chicos, algunos, los mas osados, te alzaban y tenían en sus manos.
Hasta quienes no pertenecían a esta casa, te colmaron de atenciones, hubo quienes han sacrificado monedas a sus diversiones, y te han traído regalos, al regreso de sus vacaciones.
Fuiste creciendo sin que nos diéramos cuenta, diariamente eras un componente mas. Llego el fuerte frío y cuidábamos de que las ventanas estén cerradas para que el viento que entraba, no sea perjudicial, por las noches, te cuidábamos, tapándote con tu pequeña mantita, cuidando siempre que este resguardada del frío, aun así, por las noches, bien entrada esta, se escuchaba tu chiquita "vuelta al mundo" girar y girar, el chirrido de cualquier otro aparato estaría fuera de lugar y provocaría que mas de uno se sienta molesto, pero el del tuyo, era un aviso de que estaba alguien atenta en la casa, no molestaba a nadie, por el contrario, cuando dejaba de funcionar, todos mirábamos que había ocurrido.
Solamente te habías aburrido, cansado o simplemente no querías girar mas, y te dirigías a comer tus semillitas, esos pequeños lujitos que amontonabas dentro de tu buche, pensar que había días en que el solo hecho de que se terminaran estas, provocaba un colapso entre todos, estábamos atento a ver quien podía ir a buscar una bolsita, lo antes posible.
Muchas veces, a resguardo del frío, compartías los latidos de nuestro corazón, con tal de que te sientas cobijada.
Viviste con nosotros un tiempo que fue para todos lindo, aprendimos a cuidar mas nuestras pequeñas cosas, nunca supimos si estabas contenta o no, siempre nos demostraste que eras igual con todos, te hemos dado según nuestro gusto, aun así, nunca rechazaste nada.
Enseñaste a muchos que, aunque fueras un animalito frágil, eras comprensivo con quienes te saludaban, nunca supimos si te gustaba que te llamaran Salem, simplemente levantabas tu cabecita en señal de atención. Enseñaste a muchos que cada cosa en su lugar.
Por las noches eras la única que permanecía atenta a todo el movimiento de la casa, eras la única que con tu ruidosa rueda, no molestabas a nadie, simplemente nos estabas avisando que había alguien cuidando.
Pasaron dos años, quizás para vos una eternidad, donde has demostrado que te ambientaste a nuestros cuidados, a nuestros deseos, hemos convivido contigo todos estos días, sabíamos hasta cuando no querías algo, pero, nunca hemos podido saber que te paso, con que te infectaste tus ojitos, cuando nos dimos cuenta de que una noche no andabas en tu carrito, ya era tarde.
Te llevamos a un veterinario, te cuidamos y te dimos todo lo que pensamos te tendría que hacer bien, nadie podía ayudarte mas que quienes te habíamos cuidado y tenido durante tanto tiempo, nos has regalado estos años tan dulces convividos contigo.
Quienes te conocieron, cada vez que llegaban preguntaban de cómo estabas, desde la distancia, hubo quien pregunto por vos, hoy, ya no estas con nosotros, hoy, extrañamos el ruido de tu ruedita, dejaste un vacío que, sabemos el tiempo va a llenar, pero no borrar, el recuerdo de tu rojita y dulce mirada, tu inquieta nariz, como revisando donde estaba lo que olfateabas, tus largos bigotitos, que tocaban con suavidad a quienes se te acercaban, ya no serán realidad entre quienes te recuerdan, el respeto que se ha tenido a tus temidos dientitos, hoy nos causa risa al pensar que no lo hacías con maldad, sino mas bien como una suave caricia a quien te tenia en sus manos.
Aquella mañana, después de una agonía que nadie tuvo la valentía de acortarla, te encontró tu dueña, acurrucada en tu mantita, hacia muy poco tiempo que habías dejado de pertenecernos, habías ido hacia un mundo mejor, hacia donde los animalitos, van a jugar con su creador, a husmear en lugares en donde nunca te hemos dejado hacerlo, quizás el tiempo... nos reencuentre contigo.
Pedimos permiso para usar una plantera de mausoleo, allí te depositamos, en un pequeño hueco hecho en el pedacito de tierra, fuiste por mucho tiempo una dulce mascota, y aunque hace tiempo de esto, te recordamos.
Adiós "oso" bonsái. Adiós pequeñito peludito blanco.
Adiós Salem.

1 comentario:

misavi44 dijo...

oscar vos siempre haciendo de las tuyas es cierto mientra escribo tengo lagrimas en los ojos sos maravilloso por eso te quiero tanto un beso y gracia por ser mi amigo caro